Cumbre Global de Discapacidad

Haber estado durante tres días en la Cumbre Global de Discapacidad (la primera se realizó en Londres) para visibilizar y abordar temas importantes en el marco de la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad, y su condición en los diferentes ámbitos de inclusión como son : el estigma y la discriminación, educación iiclusiva, el empoderamiento económico y la tecnolo- gía e innovación, fue una experiencia única dentro de mundo de la discapacidad. Representantes de gobiernos, organizaciones de personas con discapacidad, or- ganizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales, organismos de coo- peración, multilaterales y más de 20 países que debatieron con expertos, asistieron a la Cumbre.



La inauguración.
Con el sonido de la banda sinfónica nacional de ciegos y el coro polifónico de ciegos, en el salón plenario del predio de Tecnópolis y con la presencia de más de mil personas, el día 6 de junio tuvo lugar la inauguración de esta Cumbre. Al acto participaron la primera dama Juliana Awada, su par brasileña Michelle Bolsonaro, la vicepresidente Gabriela Michetti y Ana Lucía Arellano presidente de la Alianza Internacional de Discapacidad(IDA).



Discurso de Gabriela Michetti

Somos una minoría formada por personas de todos los países, géneros, religión, pero su distribución no es homogénea. Es más frecuente en países con mayor pobreza, en las mujeres que en los hombres, en los niños que en los mayores. Hay más personas con discapacidad en el mundo que la población completa de todo América. Sin embargo, no vemos a esas mil millones de personas. Somos entre el 10% y el 15% de la población mundial debería- mos estar en todos lados”, enfatizó la vicepresidente Michetti. Además, invito a la sociedad a desterrar la imagen de debilidad de las per sonas con discapacidad: “Las personas con discapacidad no somos débiles. Algunas están expuestas a situaciones frágiles pero somos personas fuertes y capaces. Hay que desarrollar una nueva categoría y salir de ser la población que espera solo una dádiva, no queremos limosnas, queremos igualdad y oportunidades”.
“Las personas con discapacidad empezamos a tener más voces que hablen de nosotros. Somos una minoría formada por personas de todos los países, géneros, religión, pero su distribución no es homogénea. Es más frecuente en países con mayor pobreza, en las mujeres que en los hombres, en los niños que en los mayores. Hay más personas con discapacidad en el mundo que la población completa de todo América. Sin embargo, no vemos a esas mil millones de personas. Somos entre el 10% y el 15% de la población mundial deberíamos estar en todos lados”, enfatizó la vicepresidente Michetti. Además, invito a la sociedad a desterrar la imagen de debilidad de las personas con discapacidad: “Las personas con discapacidad no somos débiles. Algunas están expuestas a situaciones frágiles pero somos personas fuertes y capaces. Hay que desarrollar una nueva categoría y salir de ser la población que espera solo una dádiva, no queremos limosnas, queremos igualdad y oportunidades”.